Subdelegación preside la Junta de Seguridad de Los Villares

|

La Junta Local de Seguridad Ciudadana de Los Villares ha planificado hoy los dispositivos de seguridad de las próximas fiestas locales de San Juan y de la Virgen del Rosario, que reúnen cada año a gran número de vecinos y visitantes.



A la reunión de la junta, presidida por el subdelegado del Gobierno, Juan Lillo, y el alcalde, Francisco José Palacios, han asistido responsables de la Guardia Civil, Policía Adscrita a la Junta de Andalucía y Policía Local, miembros de la Corporación Municipal, así como directivos de centros de enseñanza de la localidad.



Del operativo de seguridad planificado para las próximas festividades, el más complejo será el de la romería, que se celebrará este año los días 2 y 3 de julio, coincidiendo con el siguiente fin de semana a las fiestas de San Juan, el día 24 de junio. No obstante, la construcción de la nueva ermita en el paraje de Viña del Vizconde, en la vega del río Eliche, en las proximidades del casco urbano, permite que el traslado de la imagen se realice ahora con menos dificultad que antes, cuando la romería ascendía por la tortuosa carretera hacia Valdepeñas de Jaén.



También los miembros de la junta han perfilado el dispositivo de cara a la feria de la Virgen del Rosario, que tendrá lugar el 7 de octubre.



El subdelegado del Gobierno ha señalado que el dispositivo de estos festejos se mantendrá básicamente como en las últimas ediciones, acentuándose la coordinación entre las fuerzas de seguridad que participan en el mismo y poniéndose especial cuidado en los problemas de tráfico y aparcamiento en la zona de la romería, para evitar dificultades en la circulación.



En otro orden de cosas, la junta local de seguridad ciudadana ha estudiado las quejas de numerosos vecinos sobre las molestias que provocan algunos establecimientos de hostelería al no respetar las disposiciones sobre horarios, ruidos de clientes y volumen del sonido en horas nocturnas. Tanto Juan Lillo como Francisco José Palacios han manifestado que las fuerzas del orden realizarán una especial vigilancia sobre estos casos y se intentará poner remedio para encontrar un equilibrio entre el derecho al reposo de unos y el ocio en locales públicos.