Santi Rodríguez: "Trabajo mucho por mi tierra y mi tierra me lo agradece"

|


¿Actualmente, cómo te encuentras profesionalmente y cuáles son tus proyectos de futuro?


Estoy con mi obra de Teatro “Como en Casa de uno… en ningún sitio” ahora por Madrid y luego de gira por toda España y tengo varios proyectos a presentar a Televisión Española y Canal Sur que si gustan, en septiembre empezaremos y si no, seguiré con mi espectáculo.


¿Cuéntanos de qué trata “Como en casa de uno… en ningún sitio?


En hora y media de espectáculo damos una “vuelta al mundo rapidita” por muchos países y en plan cómico contamos cosas de cada uno y analizamos sus costumbres, su forma de ser… Va muy bien ya que es un espectáculo de los más vistos en Madrid. Estamos los sábados en el Pequeño Teatro Gran Vía.


Siempre que es posible apareces publicitando tu ciudad. ¿Qué te dicen en Madrid?


Choca mucho. A algunos sobre todo las frases que digo y no entienden. Por ejemplo, “Chominá” no saben lo que es. Es un poco como traducirle. Es como decirles que en Jaén también tenemos nuestro idioma.

Me han abierto la puerta a que hablen de mi tierra y yo se lo agradezco mucho. Además, por ejemplo, la primera vez que salí con la camiseta del Jaén Paraíso Interior, lo colgué en Facebook y tuve 123.000 me gusta y eso genera audiencia y a su vez es negocio, aunque yo no cobre un duro porque prefiero tener la libertad de llevar la camiseta que yo quiera. No le he hecho publicidad a nadie por interés económico, se lo he hecho a mi tierra y a sus negocios por cariño.


Todo el mundo comenzó a conocerte por tu papel en la serie 7 vidas, pero tu debut televisivo había sido en Periodistas. ¿Cómo lo viviste?


Fue una “master class” rápida de seis capítulos donde yo aprendí las primeras nociones en el mundo de la ficción. Era un papel que no me gustaba porque era serio y a mí no me gustan los 

papeles serios, pero trabajé con muchos grandes actores y un gran director como Daniel Écija.


Del cine nos quedamos con la anécdota de haber participado en una película internacional como fue “Gol 2”. ¿Cómo te sentiste?


Fue un “papelón” de 20 segundos de taxista, pero fue una experiencia muy chula y bonita porque era trabajar en una producción americana.


Hablamos de tu serie estrella, la que catapultó a la fama, "Siete Vidas". Fueron varios años haciendo el papel de "El Frutero", ¿eso te sirvió para estar donde estás ahora mismo o te perjudicó en parte?


Está claro que te encasillan, y seré toda la vida "El Frutero". En mi caso, me ha beneficiado y me seguirá beneficiando porque la gente me verá por la calle y seguirá relacionándome. Además, es curioso porque me dicen "El Frutero de Aída", que es otra serie en la que yo no he salido nunca. Es curioso cómo han unido dos series. Aunque, Aída es un spin-off de Siete Vidas. A mí Siete Vidas me marcó y me marcó para bien. Me ha vendido maravillosamente, después de muchos años de trabajo, porque en Siete Vidas empecé con "treinta y muchos" y me tocó la lotería profesionalmente con una serie que era la mejor. Yo sigo considerando que ha sido, sino la mejor de las mejores, de las tres mejores que se ha hecho nunca en España y que se hará, porque innovó en muchas cosas. Venía gente de fuera, me refiero a americanos, argentinos, italianos... a ver cómo trabajábamos, durante una semana estaban con nosotros. Innovamos. Fue donde aprendí mucho. Hemos hablado de "Periodistas", pero en Siete Vidas estuve tres años. Aprendimos muchas cosas ahí y sigue dándome alegrías.


Te voy a preguntar sobre otra de sus apariciones televisivas, en este caso en "Tu cara me suena", donde vimos a un Santi Rodríguez sin bigote, que es lo que más le caracteriza. ¿Cómo llevastes ese cambio?


Muy mal. Muy mal, no me llegué a acostumbrar. Ha sido la edición más larga, estuvimos 19 semanas emitiendo y eso son 19 personajes distintos. Yo que no canto, que sigo sin cantar y que no canté en "Tu cara me suena", pues me costó mucho. Pero fue una experiencia maravillosa. Lo único es que bigote no podía llevar, pero me lo pasé pipa, el ambiente fue maravilloso, aprendí mucho también y un trabajo muy agradable el que tuve durante esos seis meses porque no era lo mío, con lo cual, aunque lo tienes que hacer lo mejor que puedas, la gente en su casa sabe que tú no eres de ese concurso el que tiene que cantar bien. Ahí había gente que iba a cantar bien y a competir, y estábamos otros que íbamos a entretener. Yo estaba entre los que iban a entretener y me lo pasé pipa.


Con todos los papeles que has tenido a lo largo de su carrera profesional, ¿con cuál te queda? ¿Qué has aprendido en todos estos años?


Bueno, me viene siempre a la cabeza "El Frutero" de Siete Vidas. Me quedo con muchas cosas de él, porque me ha ayudado mucho y he aprendido mucho. Pero todas tienen su granito de arena a la montañita que es mi carrera. Hacer Teatro también es maravillo, y disfruto especialmente cuando hago monólogos. Cuando hago monólogos, en el Club de la Comedia también, pero fundamentalmente cuando los hago como este sábado que actúo en Gran Vía. Esa es mi salsa, ahí estoy a gusto y cada semana pues disfruto y vuelvo a ver que soy un privilegiado porque, la verdad, trabajo en lo que me gusta. Si trabajar ya es maravilloso, encima es en lo que te gusta.


Hablemos un poquito de tu vida personal, porque mucha gente, por ejemplo, no sabrá que estudiaste Derecho, ¿no?


Sí. Bueno, estuve matriculado en la Facultad de Derecho. Estudiar, el concepto estudiar es muy serio como para decir que yo hice eso.


Sacaste la carrera.


Saqué la carrera, eso. Como pude, ahí a cabezazos.


Pero no llegaste a ejercer.


No, nunca. Por el bien de la abogacía y del Sistema Jurídico Español.


También formaste parte de la Tuna, ¿esa época cómo la recuerdas?


Con mucha alegría. Porque lo que es seriedad y trabajo poquito, nada más que 'cachondeito' y estudio poco. Estudio lo justo para ir aprobando alguna cosa que otra.


Aunque eres jiennese de pro, naciste en Málaga.


En Málaga, sí señor. Ni lo oculto, ni reniego, por supuesto.


Pero al mes te viniste para acá, ¿cómo fue esa historia?


Pues nada, le salió a mi padre un trabajo, un contrato. Dejó de trabajar aquí, se le acabó lo que aquí tenía y se buscó las habichuelas en Málaga. Estando en Málaga, fue cuando mi madre dio a luz. Durante muy poquito, creo que lo justo para el bautizo y venirnos para acá. Con lo cual, tengo mucho cariño a Málaga, tengo familia política, porque tengo a mi madrina allí, y mis primos políticos por haber sido su madre mi madrina, pero ya está. Entonces, quiero mucho a Málaga porque es el sitio en el que vine al mundo, pero mi tierra es esta. Yo soy jaenero.


DSC 0022Hablamos ahora de un episodio muy desagradable que sufriste en 2012 cuando recibistes un acoso en Twitter que te obligó a darte temporalmente de baja. ¿Cómo lo viviste?


Hay gente que tiene mucho tiempo libre y se dedica a intentar a incomodar. Fue una época en la que no dominaba las redes y se aprovecharon de eso. Son gente que no acepta que tenga unas creencias religiosas, que opines de una manera o de otra. Es curioso porque dicen ser personas con la mente abierta pero que si no piensas como ellos no te aceptan.

Por mi condición de católico se me dio mucha tralla y luego por un malentendido con una persona, pedí mil disculpas pero ya era tarde porque la gente fue a degüello contra mi.

Ahora las redes sociales ya sé como funcionan y las utilizo en mi propio beneficio. He pasado desde descubrirlas y obsesionarme al estar todo el día tuiteando, luego llegó la época en la que pasé por completo y ahora estoy en una fase en la que hablo y opino (no lo hago ni de fútbol ni de política).


¿Tu condición de católico practicante te ha frenado en tu carrera?


Algo ha habido pero como no lo puedo demostrar no puedo o no debo hablar de ello. Pero aquí estoy sin haber renunciado a nada. La gente que defiende sus ideas a muerte y consecuentemente con lo que piensen son personas que merecen todo el respeto del mundo.


¿Qué ves que le falta a Jaén?


En muchos casos la ciudadanía es muy pasiva y hay que ser más embajadores de nuestra tierra según las posibilidades de cada uno.

Somos muy olivareros, es decir, si llueve bien y si no, pues nada. No podemos estar esperando a que llueva, hay que poner regadíos si no lo hace. Hay que hacer cosas y somos muy derrotistas y empleamos mucho tiempo en mirar lo que hacen los de enfrente, somos muy cotillas y nos metemos en la vida de los demás. Hay que ser más prudentes, comedidos y mirar más en nuestros defectos.

Hay que apretarse los machos porque tenemos mucho potencial de la capital y en la provincia. No sabemos que nuestro patrimonio es una maravilla. No es un tópico decir que tenemos una catedral, un castillo o un barrio de la judería espectacular.

Hay que traer a la gente para que nos conozcan mejor. En definitiva, tenemos que movernos y cambiar la mentalidad de los jiennenses porque pienso que no beneficia.


¿Qué te parece que el Jaén Paraiso Interior necesite un nuevo pabellón para seguir en Primera División?


Pues todos necesitamos movilizarnos. Si el Ayuntamiento no puede afrontar la construcción de un nuevo pabellón, pues habrá que ver cómo se hace. A lo mejor entre todos los jiennenses tenemos que unirnos para hacer un nuevo pabellón. No sólo para el Jaén FS sino para toda la ciudad porque La Salobreja se nos ha quedado pequeño.


Dentro de la provincia también haces un gran papel visitando muchos lugares.


Siempre busco un hueco para intentar ir a todo lo que me piden. Por ejemplo, el martes estuve en Martos visitando el Colegio Hermanos Carvajales ya que los niños habían elegido a Santi Rodríguez” como personaje a entrevistar y pasé un día maravilloso y fue una experiencia preciosa.


¿Te siente querido en su tierra?


Mucho. Trabajo mucho por mi tierra y mi tierra me lo agradece.


Tenemos dos preguntas de la audiencia.


Nos pregunta Edu: ¿qué piensas que compañeros tuyos como Toni Cantó o Felisuco se hayan metido en el mundo de la política?


Lo veo maravilloso. Se metan en el partido que se metan, lo veo maravilloso. Se le está criticando a esta gente, y yo lo que pienso es una cosa, lo decía Felisuco el otro día en una entrevista. Nos queda mucho camino que recorrer en España. Somos muy cazurros o muy cerrados en pensar que un tío no puede hacer nada más que una cosa. Pensemos que los políticos, cuando llegan a la política, vienen de ser abogados, periodistas, médicos, matemáticos... ¿por qué los artistas no pueden ser también políticos? ¿Por qué no? Bruce Springsteen va, da un concierto en una campaña política, y luego sigue dando sus conciertos y la gente va. Ya sean republicanos o conservadores, ¿qué pasa? Qué problema hay en que los demás sectores de la sociedad aparquen durante el ratito de la sesión del Congreso y luche por sus ideas. Yo estoy seguro de que Félix va a aportar mucho porque es un tío muy normal, que hace falta gente normal que sepa lo que necesitamos en la calle. A Toni lo conozco menos y a Agustín Bravo tampoco lo conozco mucho, pero Agustín me consta que es una buena persona. Lo mismo se estropean ahora, pero yo... encantado. No será mi caso nunca, creo ¿eh?, de este agua no puedes decir "nunca beberé", pero creo que no. Si me propusieran a lo mejor diría "oye, igual hay cosas por las que podría pelear", yo pelearía por mi tierra mucho. Que soy humorista, ¿y qué?, ¿qué problema hay? De verdad que me parece una tontería.


Ahora, Adrián, que pregunta: ¿cuál fue su nombre en Siete Vidas?


Nunca se supo, ni se va a saber (risas). Eso, de momento, hasta que sea muy, muy mayorcito, va a quedar en secreto de sumario. No lo debo de decir, lo siento Adrián. Se propusieron varios nombres, y hubo uno que quedó que fue el que yo un día dije en un capítulo, pero con la boca llena y no se me entiende nada. Por mucho que lo busques, Adrián, no vas a saber cuál era. No se le llegó a poner nombre.


El día que lo digas, esperamos la exclusiva.

Por supuesto.


Muchas gracias por tu tiempo Santi. Esperemos volver a entrevistarte.


DSC 0027


Texto: Ana Teba / Carlos de Alarcón

Foto y video: Jose Miguel