MOTOR&SPORT | Del Karma Revero al Dacia Sandero o la historía de cómo nació el radar

|

El veterano modelo eléctrico, conocido como Fisker Karma, recibe una impotente actualización para adaptarse a las nuevas tendencias y ser competitivo en el mercado. Cambios en diseño y mecánica, monta nuevos motores eléctricos acompañados de un motor BMW. Siendo lanzado al mercado en 2016 por la firma Karma, el veterano sedán eléctrico de corte deportivo presentado en sus inicios por Fisker hacía necesario su actualización para competir con sus directos rivales actuales en un mercado cada vez mas amplio y exigente. Ahora luce nuevos cambios tanto estéticos como mecánicos, aunque conservando la esencia del modelo que vio la luz en 2011. El renovado Karma Revero GT 2020 actualiza su diseño manteniéndose fiel a sus orígenes con novedades destacadas para presumir de una nueva imagen acorde a las bendecías actuales. Destacan sus grupos ópticos, sus paragolpes modificados que se despiden del frontal anterior, mientras que la parte trasera se mantiene más cerca de sus raíces iniciales.

Aparece así un modelo totalmente nuevo que es más rápido y avanzado con su predecesor gracias a un tren motriz rediseñado que incluye un nuevo paquete de baterías de ion-litio más potentes y un sistema de dos motores eléctricos situados en el eje trasero. Las cifras de potencia hablan de 542 caballos y 746 Nm de par motor máximo. Sus cifras en aceleración se estiman en 4,5 segundos de 0 a 96 Km/h. La marca trabaja en una versión GTS que bajaría este dato a 3,9 segundos.

PININFARINA BATTISTA. UNA BESTIA DE 1.926 CV.

KARMA REVERO