La Junta declara Fiesta de Interés Turístico de Andalucía a la "Fiesta de los Mozos" de Rus

Este reconocimiento pone de relieve la riqueza, variedad y singularidad del patrimonio andaluz, así como los valores propios y de tradición popular
|

La Junta de Andalucía ha declarado la celebración denominada "Fiesta de los Mozos", de Rus como fiesta de Interés Turístico de Andalucía. Este reconocimiento, firmado el 30 de noviembre por el consejero de Turismo y Deporte, Francisco Javier Fernández, y publicado hoy en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía, pone de manifiesto su especial importancia como recurso turístico andaluz.

Fiesta Mozos


La declaración como Fiesta de Interés Turístico de Andalucía tiene como fin poner de relieve la riqueza, variedad y singularidad del patrimonio andaluz, destacando aquellos recursos turísticos que poseen una considerable trascendencia turística en términos de demanda y que sobresalen por su contribución al desarrollo de los valores propios y de tradición popular que conforman la imagen turística de Andalucía.

La Fiesta de los Mozos de Rus tiene su origen en una epidemia de peste bubónica que devastó la villa, causando la muerte a la mayoría de los jóvenes de la localidad jiennense. Cuenta la tradición que para combatir la epidemia, los vecinos sacaron en procesión al Santísimo Sacramento y que, como consecuencia de esta acción, los enfermos comenzaron a sanar.


Para conmemorar aquel prodigio, cada año se procesiona al Santísimo como si se tratara del día del Corpus y, al mismo tiempo, se celebra un carnaval de "máscaras" y de auténtica fiesta popular, en los que, de forma espontánea, los ruseños salen a la calle para expresar su ingenio, sus burlas y sus críticas.


Conforme al Decreto 116/2016, de 5 de julio, a las fiestas así distinguidas se le otorgan derechos como hacerlas figurar en las acciones de promoción y ser objeto de una específica labor promocional por parte de la Consejería competente en materia de turismo. Por su parte el Ayuntamiento de Rus, en calidad de entidad promotora de la declaración, tendrá, entre otras obligaciones, evitar cualquier tipo de actuación que conlleve el deterioro del entorno natural o urbano vinculado al objeto de declaración y mantener los caracteres específicos y tradicionales de la fiesta declarada.