Salud destaca el programa de capital humano investigador como una pieza clave para generar conocimiento en el SSPA

Teresa Vega participa en la jornada 'Impulso a la investigación clínica en Andalucía oriental' con la que colabora el Servicio Andaluz de Salud
|

La delegada territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, Teresa Vega, ha destacado el programa de capital humano investigador, uno de los pilares en los cuales se asienta la nueva estrategia de I+i, como una pieza clave para generar masa crítica, a través de un itinerario de desarrollo profesional investigador completo y adaptado a las necesidades del sistema sanitario y a las características de las instituciones sanitarias andaluzas. “Este programa hace especial hincapié en el desarrollo y consolidación de medidas orientadas a fortalecer el capital humano, valor fundamental de la generación del conocimiento en el sistema sanitario público de Andalucía”, ha señalado.


F1788DCA 477A 4AD5 8A82 AA5180307054


En esta línea, Teresa Vega ha indicado, durante la apertura de esta jornada en la que ha participado también el presidente de la Fundación para la Investigación Biosanitaria de Andalucía Oriental (FIBAO), José Luis Salcedo, que “la nueva estrategia de I+i en Salud contempla la actualización de programas como el de investigación clínica, que apuesta por la creación de redes de investigación como elemento competitivo para incrementar los ensayos clínicos de medicamentos altamente innovadores que tengan un impacto positivo en las expectativas y calidad de vida de la población”.


En 2018, ya se han convocado dos de estas redes, que van a contar para su puesta en marcha con 810.000 euros. La idea básica es que grupos de investigación clínica de excelencia unan sus esfuerzos para ofrecer una red de centros para ensayos clínicos de la sanidad pública de forma colaborativa. Este programa parte de una posición ya consolidada en Andalucía en este tipo de investigación, dado que en 2017 se han tenido 2.063 ensayos clínicos, lo que supone un crecimiento del 23 por ciento desde 2012.


La delegada territorial de Salud ha destacado también la apuesta por la investigación en medicina de precisión y personalizada, a partir del conocimiento de los datos genómicos de los pacientes, gracias a la puesta en marcha del Área de Bioinformática en la Fundación Progreso y Salud, que da soporte a proyectos de investigación basados en secuenciación genómica masiva.


Asimismo, Teresa Vega ha remarcado que la compra pública innovadora también adquiere una importante relevancia en la nueva estrategia I+i, pues se configura como una de las piezas fundamentales para orientar la innovación desde la demanda hacia las necesidades reales del sistema sanitario público, a través de procesos liderados por profesionales destacados en su práctica clínica.


Junto a ello, la responsable provincial de Salud ha destacado el programa de innovación en salud, que se está desarrollando actualmente a través de la convocatoria competitiva anual, la estrategia denominada Retos, la participación en redes europeas (como el Consorcio Europeo de Innovación y Tecnología en Salud -EIT-Health-) y otras iniciativas desde una perspectiva abierta y participativa. “Es de vital importancia incorporar la investigación y la innovación como línea de producción prioritaria para la Administración sanitaria y de los propios centros de la sanidad pública andaluza”, ha resaltado.


En este sentido, Teresa Vega ha señalado que “este enfoque ha supuesto un cambio muy importante en la forma de entender un sistema sanitario público porque vincula la investigación y la innovación con la mejora de la calidad y los resultados en salud, fomentando la universalidad y la equidad en la incorporación de los avances, al tiempo que promueve la actualización permanente de nuestros profesionales".


Por último, la delegada territorial de Salud ha subrayado que no sólo se está contribuyendo a mejorar los resultados en calidad y eficiencia del sistema sanitario público de Andalucía, sino que también se está generando riqueza y desarrollo a través de la creación de empleo de alta cualificación y la movilización de tejido empresarial para el desarrollo de las innovaciones que se impulsan. 


La Junta de Andalucía destinará en 2020 más de 100 millones de euros para las políticas de investigación e innovación en salud. Esta cantidad responde a las medidas planteadas en la nueva estrategia de I+i, presentada el pasado mes de julio, sumando la financiación de la propia administración autonómica y la captación de fondos a través de convocatorias competitivas o ensayos clínicos. 


En este sentido, ya en 2017 se han alcanzado los 94 millones de euros, un incremento del 42 por ciento con respecto a 2014, año en el que se puso en marcha la anterior estrategia. En la actualidad, existen 470 acuerdos de colaboración público-privada fruto de la investigación que se desarrolla en el sistema sanitario público andaluz, 1.019 registros de propiedad intelectual, 25 spin-off y más de 3.600 estudios clínicos desarrollados, 25 de ellos ensayos clínicos en terapias avanzadas.