La Junta implantará en una promoción de viviendas de Mengíbar un novedoso sistema para mejorar su eficiencia energética

Fomento y Vivienda destina 1,5 millones a esta actuación de rehabilitación, actualmente en licitación, de la que se beneficiarán 150 familias residentes ​
|

La Consejería de Fomento y Vivienda ha licitado una novedosa actuación que ejecutará en una promoción de 150 viviendas públicas en alquiler del municipio jienense de Mengíbar, donde se va a aplicar un sistema pionero para la mejora del comportamiento climático de las viviendas que permitirá hacer más confortables estos hogares y, al mismo tiempo, propiciará a las familias residentes un ahorro en los consumos eléctricos.



Josemanuel higueras


La actuación de rehabilitación energética proyectada tiene un presupuesto de licitación de 1,5 millones de euros, que será financiado íntegramente con Fondos Europeos de Desarrollo Regional (FEDER). La obra afectará a los 14 edificios que conforman el grupo de 150 viviendas públicas en alquiler titularidad de la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía (AVRA), ubicado en las calles Guadalén, Jándula, Negretín, Guadalimar y plaza de San Isidro, en Mengíbar.

“La intervención contempla la renovación y conservación de elementos comunes de los edificios, en los que residen familias de bajos ingresos que con esta iniciativa van a mejorar notablemente su calidad de vida, al encontrar más confort en sus viviendas, al tiempo que verán mermada su factura de electricidad al reducirse el consumo energético gracias a las medidas que se van a implementar”, ha indicado el delegado territorial de Fomento y Vivienda en Jaén, José Manuel Higueras. El delegado ha destacado también lo novedoso del sistema que se va a implementar en esta promoción de vivienda, “lo que convertirá a Mengíbar en un municipio pionero en la aplicación de las últimas novedades en materia de eficiencia energética en edificios residenciales”. 


La actuación contempla la sustitución de todas las ventanas de los 14 bloques, además de una intervención en las fachadas, para mejorar el aislamiento con sistema SATE e insuflado en el interior de las cámaras. Pero lo más novedoso del proyecto es el tratamiento que se dará a las cubiertas de los edificios, que ahora son de tejas y vienen generando muchos problemas.


La decisión adoptada para el tratamiento de las cubiertas consiste en aplicar un nuevo método, llamado de cubierta activa y ventilada, que contempla la instalación de cubiertas planas y transitables, hechas con material cerámico, en cuyas cámaras se instalarán unos sistemas de ventilación y de pulverización que, en función de la temperatura exterior, permitirán renovar el aire y mojar el interior de la cámara para enfriarla y mitigar, de esa forma, el efecto de las altas temperaturas en las viviendas. 


Si bien el sistema está diseñado sobre todo para zonas con elevadas temperaturas, servirá también en invierno para atemperar el frío gracias al método de renovación de aire en la cámara. 

La aplicación de esta solución lleva aparejado un sistema de control en remoto, único e integrador, que permitirá activar las medidas previstas para cada situación, en función de los indicadores climáticos que vaya registrando el equipo que se instalará en cada cubierta. Para ello, habrá una única estación que controlará todos los bloques, vía tarjeta SIM, instalación en la que se obtendrán las lecturas de funcionamiento de las cubiertas y se programará y accionará la medida necesaria en cada situación. Para ello, la empresa que resulte adjudicataria de esta actuación deberá ofertar también un contrato de telefonía móvil que permita la emisión y recepción de datos. 


Las empresas interesadas en esta convocatoria tienen plazo abierto para participar en ella hasta el 12 de septiembre próximo y deberán presentar sus propuestas en la sede central de AVRA, en la calle Pablo Picasso nº 6, de Sevilla. Las ofertas serán abiertas en dicha sede, el 26 de septiembre. Si el proceso de licitación y adjudicación discurre sin incidencias, es previsible que las obras puedan iniciarse en noviembre con un plazo de ejecución de 10 meses.