Tres personas detenidas tras desmantelar un macro invernadero y secadero de marihuana en un polígono de la capital

​La "Operación Quiebra Cántaros" finaliza con la detención de tres personas y la incautación de 1.415 cogollos de marihuana secados y listos para su dosificación entre otros elementos
|

La Policía Nacional ha detenido a tres personas y ha desmantelado un macro invernadero y secadero de marihuana en una nave de un polígono industrial de Jaén capital que se encontraba totalmente cerrada, insonorizada y con sus ventanas tapiadas para así evitar el olor que desprenden las plantas. Según se ha informado desde la Policía Nacional, los agentes habían recibido diferentes informaciones sobre la existencia de un invernadero, constatando con la empresa suministradora de fluido eléctrico, el altísimo consumo que se estaba defraudando, tanto a la compañía como a los ciudadanos.


Image content 12182621 20160505174322


La operación Quiebra cántaros, que lleva el nombre del polígono donde estaba ubicada la nave, se ha saldado con la detención de tres personas y la incautación de 1.415 cogollos de marihuana secados y listos para su dosificación, 127 lámparas halógenas, dos máquinas industriales de aire acondicionado, una bomba de agua, dos depósitos de agua, diez ventiladores, así como miles de metros de cable eléctrico, más de 120 transformadores, conducciones de aire, material de cultivo y cientos de metros de conducción acuífera. Las investigaciones se iniciaron ante diversas informaciones que manifestaban la existencia de una nave en un polígono industrial de Jaén donde se podían estar cosechando plantas ilegales de marihuana. 


Con las informaciones anónimas recabadas, los investigadores del Grupo de Estupefacientes constataron que la nave había sido alquilada por una de las arrestadas, residente en una localidad de la provincia de Granada en el pasado mes de marzo. En dicha nave, los arrestados junto a otros, presuntamente habían adecuado el recinto con el fin de instalar un macro invernadero de plantas de cannabis sativa. Para ello diseñaron una compleja red de riego e instalaciones eléctricas de grandes dimensiones, constatando las frecuentes entradas y salidas de los detenidos, en especial a unas horas donde la actividad laboral es nula. Los investigadores habían diseñado un dispositivo especial de vigilancia en los alrededores de la zona investigada, detectando, a altas horas de la madrugada, un vehículo que abandonaba el lugar tomando dirección hacia Granada.


Al día siguiente, dicho vehículo, tras realizar diferentes maniobras de reconocimiento por el polígono vigilado y tras tomar las medidas oportunas de seguridad con el fin de detectar la presencia policial, estacionó a la altura de la nave registrada. Fue ese el momento en el que los agentes requirieron a los ocupantes del vehículo la apertura de la nave. La nave se encontraba perfectamente estructurada y diseñada para el macro invernadero. Paneles insonorizados, sellados de puertas y ventanas con el fin de ocultar el fuerte olor que desprende la marihuana, un complejo sistema eléctrico y de riego y, 1.415 plantas de marihuana que se encontraban en su fase de secado.