El Jaén Paraiso Interior B empata con mal sabor de boca en su último desplazamiento de liga ante el Mancha Real (5-5)

​Si la primera parte supuso un partido bonito y disputado entre ambos equipos, la segunda fue una locura propiciada en gran parte por una actuación arbitral que no estuvo ni mucho menos a la altura de las circunstancias
|

Partido tenso para el Jaén Paraiso interior B que despedía una gran temporada de Liga regular ante uno de sus más acerrimos rivales, el Cincocina Mancha Real, un derbi en el que ninguno de los dos contendientes no se jugaban nada, salvo el honor de la victoria. En el primer acto los dos equipos ofrecieron un gran espectáculo con buen juego y llegadas continuas a portería. 



Jaen paraiso B



Sería el equipo local el que se adelantaría en el marcador en el minuto cuatro con una buena finalización ante la que nada pudo hacer el meta debutante en el Jaén Paraíso Interior B, el juvenil Jesús Muñoz. A partir de ahí el protagonista sería el equipo amarillo que, comandando con un gran Kike (que volvía a la que fue su casa la temporada pasada), remontaría el partido con cuatro tantos por mediación de dobletes de los juveniles Antonio Pérez y Karim. 


La segunda parte fue totalmente diferente. Los locales salieron mejor y aprovecharon que el filial amarillo no encontraba la comodidad sobre la pista de la que había hecho gala en los primeros veinte minutos. Dos minutos tardaron los manchegos en recortar diferencias. El 3 a 4 llegaría en una inferioridad por la segunda amarilla a Lillo. Los locales también sufrieron el esperpento arbitral de este segundo periodo con varios expulsados en el banquillo pero, eso sí, sin tener que jugar con inferioridad.


Mientras, los colegiados cargaban de faltas al Jaén Paraíso Interior, que sufrió dos libres indirectos al borde del área y que, en gran medida, gracias a la actuación en la portería de Jesús y el coraje y pundonor en defensa seguían por delante en el marcador. Mancha Real lo intentaba en el tramo final con el juego de cinco, pero se encontraba una y otra vez con la muralla amarilla. Los dos minutos finales fueron de locos: Mancha Real conseguía el empate, varias amarillas a jugadores locales que ya contaban con alguna y que no fueron expulsados a pesar de las protestas del banquillo visitante. 


A falta de 35 segundos continuó la polémica y los visitantes sufrieron un penalty bastante dudoso para igualar el partido. Continuas protestas, tarjetas amarillas, rojas y descontento general que empañaron los valores de este deporte. Un punto que sabe a poco para los de la capital por la forma en la que se consiguió. El Jaén Paraíso Interior B cerrará la liga en casa cuando reciba en la última jornada al Alhaurín FS.