El Plan de Gestión de los Montes Públicos de Sierra Morena en Jaén prevé una inversión de 7,9 millones en diez años

​Las medidas contempladas en este plan se desarrollarán en 11 municipios y generarán alrededor de 125.000 jornales
|

El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, ha afirmado que el Plan de Gestión Integral de los Montes Públicos de Sierra Morena, en la provincia de Jaén, prevé para los próximos diez años una inversión de 7,9 millones de euros, procedentes de los beneficios que generan los aprovechamientos forestales con los que cuenta este territorio. Las medidas contempladas en este documento se desarrollarán sobre una superficie de 35.500 hectáreas de 21 montes públicos de 11 municipios y generá alrededor de 125.000 jornales.



Sierra de Cazorla



Durante su intervención en el Parlamento andaluz, el consejero ha explicado que este plan se articula en torno a dos estrategias principales adaptadas al territorio. Una destinada a valorizar los aprovechamientos existentes y potenciales (madera, biomasa, piña, corcho, pastos, apícola, micológico, cinegético, turístico, etc.) y otra a mejorar el medio natural, a través de la gestión de la estructura de la vegetación o la conservación y mejora de infraestructuras, entre otras acciones. En definitiva, se trata de crear empleo y riqueza en el medio rural aprovechando de forma sostenible los recursos endógenos de la zona.


En el caso del PGI de los montes de Jaén, aprobado en diciembre de 2017 y presentado en abril de este año, el aprovechamiento más sobresaliente es el de la caza. En concreto, en el ámbito del plan existen 19 cotos que albergan ejemplares de caza mayor como el ciervo, jabalí, gamo, muflón, cabra montés y corzo, aunque este último no se contempla en los planes técnicos. Además, cada temporada son abatidos alrededor de 600 ejemplares de caza mayor y unos 1.400 de caza menor. Junto a la caza, destacan también otros aprovechamientos como el del corcho, con unas previsiones que superan las 720 toneladas, así como el maderero y biomasa, con una producción estimada en más de 73.200 toneladas.


A todo esto hay que añadir las medidas encaminadas a impulsar el turismo en la comarca. No en vano, la creación y revalorización de infraestructuras de calidad (senderos, miradores, etc.) combinadas con actividades deportivas en la naturaleza que complementan la oferta básica de hospedaje y restauración, creando el entorno propicio para la instalación de empresas de turismo y de ocio activo sostenible.