Jaén en Común denuncia que el grupo popular de la capital privatiza el Lagarto Rock “al estilo Cifuentes”

Para JeC, este modo de proceder “a la Cifuentes” es un claro ejemplo del concepto de gestión cultural del equipo de gobierno del PP, vinculado al nepotismo y al reparto de beneficios entre empresas amigas.
|

Jaén en Común considera que el despropósito de la gestión de eventos culturales por parte del PP ha tocado techo con la gestión de la cesión de la marca del popular concurso jienense para su aprovechamiento por parte de la empresa privada que organizará el evento el próximo 23 de junio. Así, no solamente se ha justificado la cesión gratuita de un bien patrimonial del Ayuntamiento de una manera jurídicamente cuestionable, sino que además el propio expediente para la cesión comenzó con una solicitud de la empresa fechada el 23 de marzo, semanas después de que públicamente fueran conocidos e incluso publicitados en medios de comunicación todos los detalles de la celebración del concurso.



El ayuntamiento camino de privatizar el lagarto rock


“Podemos entender la necesidad de patrocinios privados para el desarrollo de la actividad cultural - ha manifestado Manuel Montejo, portavoz del grupo - pero lo que no es tolerable es que el Ayuntamiento regale un bien público de la ciudad para que sus amigos hagan negocio, poniendo una vez más como excusa la situación de las arcas municipales. Una excusa que a algunos empresarios les está viniendo estupendamente.”


A la vista de la irregularidad del proceso, el grupo municipal está valorando la interposición de un recurso a la organización del concurso en estas condiciones. Así mismo, se encuentra a la espera de la respuesta de la Junta de Andalucía sobre la adecuación de la Plaza de Toros para la celebración de eventos públicos no taurinos en general, y de este evento en particular, ya que entiende que la elección del lugar tampoco se adecúa a la normativa vigente.


Para Montejo, “la falta de una actividad cultural adecuada en la ciudad no tiene que ver con cuestiones económicas sino que es fruto de una gestión deficiente y una falta de visión y capacidad de escuchar a los colectivos culturales. Y ahora se pretende pasar como una aportación a la cultura el regalo, siguiendo criterios económicos, de un bien de todos los jiennenses, como el Lagarto Rock, a una empresa privada. El Lagarto es de Jaén y el Ayuntamiento tiene capacidad para celebrar un concurso como éste. Si lo que se quiere es hacer un concierto, esa es otra cuestión y para ello no hay que montar un expediente de dudoso encaje legal y a posteriori.”