​El PSOE denuncia que el PP ha inyectado 2,5 millones de euros en un año a financiar Onda Jaén

​El portavoz socialista en el Ayuntamiento de Jaén, Manolo Fernández, se hace eco del contundente informe de la auditoría externa de las cuentas de la empresa pública que se ha llevado al último pleno
|

El PSOE denuncia que el PP ha inyectado 2,5 millones de euros en un año a financiar Onda Jaén a pesar de que la empresa pública de radiotelevisión ya se encuentra en fase de liquidación por sus deudas.

ManuelFernandezPSOE

El portavoz socialista en el Ayuntamiento de Jaén, Manolo Fernández, se hace eco del contundente informe de la auditoría externa de las cuentas de la empresa pública que se ha llevado al último pleno, un documento que califica de desfavorables los estados contables y que deja claro que las cifras facilitadas por el Ayuntamiento “no expresan la imagen fiel del patrimonio y de la situación financiera de la entidad”, que debería estar en disolución.

La auditoría deja claro que el Ayuntamiento sigue haciendo aportaciones para mantener en funcionamiento una empresa que es incapaz de mantenerse por sí misma. Por este motivo y por el coste del servicio de la radiotelevisión municipal al Ayuntamiento (en torno a 3 millones de euros anuales) ha sido una de las víctimas de la ley de Rajoy de racionalidad de las administraciones locales, que obliga a la disolución a las empresas públicas con más de dos ejercicios seguidos en pérdidas y que además prestan servicios que no son competencias propias de un ayuntamiento. El balance auditado corresponde a las cuentas de 2016, que son las que con dos años de retraso ha traído el PP al salón de plenos, y correspondientes a un ejercicio donde ya se encuentra oficialmente en liquidación.

El informe del auditor es tajante cuando deja claro que “no es adecuado usar el principio de empresa en funcionamiento para formular las cuentas de una sociedad que está en liquidación” y advierte de que no hay un informe de gestión que acompañe a las cuentas que se presentan de la empresa y que permitan verificar las cantidades que aparecen. En este sentido, Fernández recuerda que lo que el PP debería haber llevado a pleno no es un estado contable de la empresa, sino información sobre cómo se está desarrollando el proceso de liquidación de Onda Jaén.

“Esto es solo la punta del iceberg de la opacidad en la información que el Ayuntamiento ha entregado a los auditores, que dejan claras las lagunas que hay en la situación de la empresa, por lo que ni se habla de liquidación ni se cuenta a las claras cuánto nos está costando mantenerla artificialmente mediante inyecciones del ayuntamiento”, dice el dirigente socialista. Así, el auditor indica que las cuentas anuales no expresan la fecha en la que se han formulado, que las partidas del balance y de la cuenta de pérdidas y ganancias no contienen referencias cruzadas a la información correspondiente dentro de la memoria y que no se facilitan datos comparativos de magnitudes con respecto al año pasado, entre otras consideraciones.

“El PP se ha pasado por el forro la Ley de Sociedades con Onda Jaén, presentando unas cuentas cuando tiene que estar en liquidación. Es una paranoia financiera que culmina con unas cuentas en liquidación que paradójicamente tienen superávit y que tiene consecuencias negativas incluso”, indica Fernández. Con ello, hace referencia a que en las cuentas sometidas a auditoría reflejan que hubo unos beneficios de 100.000 euros que en ningún caso proceden de la buena gestión de la actividad de la entidad. “No cabe más desfachatez que hablar de beneficios de una empresa que para funcionar ha habido que arrimarle desde el Ayuntamiento 2,5 millones de euros del dinero de todos los jiennenses. Es más, sin esa millonaria aportación, que es dinero que se ha dejado de gastar en obras, servicios básicos, en la puesta en marcha del tranvía o en otras muchas inversiones en la ciudad las pérdidas de la empresa habrían sido demoledoras”. Fernández va más allá y destaca la paradoja de que disfrazar esta operación de inyección de dinero en las cuentas como saldo positivo le ha costado dinero extra al Ayuntamiento. “Por esos 100.000 euros la empresa ha tenido que pagar en impuesto de sociedades 35.000”, una maniobra que encima nos ha salido cara”, dice.