Un centenar de personas participa en la marcha para exigir la apertura de vías pecuarias en Parque Sierra Andújar

​Lo que se pretende desde la Asociación Medioambiental para la Conservación de Plantas y Animales (Ameco) es instar a la Junta de Andalucía a que derogue la Orden de 23 de diciembre de 2003 y las vías pecuarias vuelvan a abrirse
|

Un centenar de personas, según los organizadores, ha participado este domingo en la marcha reivindicativa, organizada por la Asociación Medioambiental para la Conservación de Plantas y Animales (Ameco) de Andújar, con el objetivo de exigir la apertura de la vías pecuarias en el Parque Natural de la Sierra de Andújar, ya que, actualmente, de las 18 vías de este tipo sólo dos se encuentran abiertas.

Ameco Andujar Marcha


La marcha estaba inicialmente prevista para el pasado 4 de marzo, pero las condiciones meteorológicas adversas llevaron a la organización a aplazarla hasta este domingo, fecha en la que el sol "hasta se ha asomado".

Lo que se pretende, según ha indicado a Europa Press el presidente de Ameco en Andújar, Emilio Rodríguez, es instar a la Junta de Andalucía a que derogue la Orden de 23 de diciembre de 2003 y las vías pecuarias vuelvan a abrirse, con las cautelas medioambientales que sean necesarias. 

Rodríguez ha recordado que fue en marzo de 2017 cuando el consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, se comprometió a estudiar y llevar a cabo una reapertura de las vías pecuarias "pero el tiempo pasa y seguimos sin respuesta". Ha añadido que la situación del lince ibérico ha mejorado y se ha pasado de ser una especie 'en peligro crítico de extinción' a 'en peligro de extinción'. 

Desde Ameco se defiende "abrir el parque a la sociedad para que la ciudadanía lo sienta como suyo y no como algo ajeno". Ello conlleva, según Ameco, la derogación de esta orden para que el Parque Natural de Andújar "deje de ser un espacio tan cerrado" donde no se puede caminar libremente por sus vías pecuarias ni por sus senderos que en la mayoría de los casos "tienes que pasear entre dos vallas". 

Para esta asociación, es necesario "hacer a la sociedad partícipe de la conservación de este espacio protegido y que no se vea el parque como un obstáculo al desarrollo económico de la zona".